Si necesitas servicios medicos en Cuba, contactanos: info@medicinecubana.com

Zika una enfermedad del tercer mundo que preocupa al primero

0

Zika una enfermedad del tercer mundo que preocupa al primero

La comunidad científica internacional centra su mirada en el virus del zika, luego de la declaración de estado de emergencia general que hiciera la OMS


 

Tras la emergencia sanitaria que emitió la Organización Mundial de la Salud (OMS) por la propagación del zika, investigadores de Estados Unidos, Francia y otras naciones desarrolladas realizan estudios a contrarreloj para crear una vacuna capaz de erradicar los efectos adversos que produce este virus.

Sin embargo, aún no se han esclarecido los motivos por los cuales la comunidad científica no prestó más atención a una posible epidemia cuando se presentó el primer caso en seres humanos en Nigeria, hace más de 60 años.
Algunos expertos alegan que como el virus no representaba una amenaza para el mundo occidental, durante todo ese tiempo no se concibieron planes para su estudio.

No fue hasta el 2007 que se produjo un brote en la isla micronesia de Yap. Entonces, algunos investigadores comenzaron a interesarse por el tema, pero sin llegar a ningún resultado positivo.

En mayo del 2015 el Ministerio de Salud Pública de Brasil identificó los primeros casos de la enfermedad en La­tinoa­mé­rica. Aunque los principales síntomas detectados por los mé­dicos fueron la fiebre, las erupciones en la piel, dolores muscu­lares y de cabeza, los doctores notaron un incremento de los casos de microcefalia en los niños, un padecimiento neurológico que produce malformaciones en el cerebro.

Conforme a los cálculos ofrecidos por el Ministerio de Salud brasileño, el año pasado se detectaron entre 497 000 y 1 480 000 casos. Entre el 22 de octubre del pasado año y el 23 de enero último en 830 municipios del país fueron registrados 4 180 casos de bebés microcefálicos.

Otra nación seriamente afectada es Colombia, donde el nú­mero de infectados supera los 20 000. Aunque la cifra en las demás naciones latinoamericanas no es muy alta, los brotes del virus pueden aumentar.

Por este motivo, la doctora Margaret Chan, directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), calificó al virus del zika como “emergencia sanitaria global”, el mismo nivel em­pleado para describir el brote epidémico del ébola en el 2014 y la pandemia de H1N1 en el 2009.

Chan explicó que no es el zika lo que preocupa especialmente, sino su asociación con los casos de microcefalia y trastornos neurológicos en los fetos de las embarazadas y las consecuencias que traería esto en el desarrollo posterior del niño.

Entonces, la comunidad científica internacional empezó a centrar su mirada en el tema y aparecieron los primeros grupos de investigadores  que iban a encaminar sus estudios en buscar una solución al problema, por los peligros que representa a partir de ahora para el mundo occidental, incluidos países desarrollados como Estados Unidos.

Como primera respuesta a este llamado, el Laboratorio Na­cional de Galveston, localizado en Texas, Estados Unidos, recibió el autorizo de la Administración de Alimentos y Me­di­ca­men­tos de ese país para desarrollar una vacuna contra el virus del zika.

Los científicos de dicha institución visitaron recientemente Brasil con el objetivo de recolectar sustancias y tejidos que contienen el virus para ser estudiados.

Este equipo trabajará sobre la base de las vacunas existentes para atender las enfermedades como el dengue, la fiebre amarilla, la encefalitis japonesa y el virus del Nilo, ya que el zika pertenece al mismo grupo, la familia de los flavivirus.

Nikos Vasilakis, profesor asistente que labora también en la investigación, advirtió que la vacuna podría estar lista en un par de años, pero su aprobación tardaría mucho más.

Según informaron varias agencias, la nación más afectada por la epidemia en América, Brasil, alistó un contingente de 220 000 efectivos para enfrentar el virus, calificado por la mandataria Dilma Rousseff como una verdadera guerra a favor de la salud y la vida.

La presidenta de esta nación sudamericana también aseguró que las instituciones médicas de Estados Unidos y Brasil están trabajando de conjunto en el desarrollo de una vacuna, así como en los métodos de diagnóstico y tratamiento contra el zika.
Otro apoyo importante lo hace el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), el cual labora con gobiernos de América Latina y del Caribe.

La Organización Panamericana de Salud (OPS) destinará fondos de más de ocho millones de dólares para ayudar a los países a enfrentar una posible propagación de la enfermedad.

El grupo farmacéutico francés Sanofi anunció por estos días que también iniciará estudios para buscar una cura a la enfermedad.

“Preocupados por lo que está pasando en el mundo y aprovechando la experiencia que tenemos con otros virus, para los cuales ya tenemos vacunas registradas, estamos aprovechando esa experiencia para lograr hacer esa vacuna lo más pronto posible”, afirmó Fernando Noriega, director de Investigación y De­sarrollo de Sanofi para América Latina.

Lo más preocupante es la tendencia que existe al surgimiento de brotes epidémicos que podrían haberse contenido con mayor previsión de la comunidad científica internacional.

La humanidad sufrió por las víctimas mortales que dejó el ébola. Ahora se enfrenta a un nuevo desafío, erradicar el virus del zika.
Sin embargo, los menos desfavorecidos seguirán sufriendo las consecuencias de grandes empresas farmacéuticas y corporaciones científicas que solo se ocupan de las ganancias y no de un desarrollo viable para detener los posibles brotes pandémicos de enfermedades, en especial las que afectan a naciones pobres.

Ante emergencias globales como el virus del zika cabe también la pregunta de cuánto más se podría hacer con una mínima parte de los recursos que aún hoy se emplean para hacer la guerra y matar personas, en lugar de salvarlas.

Via: http://www.granma.cu/

Amplio sistema de servicios médicos-turisticos en Cuba.